La Trazabilidad Alimentaria en México

La Trazabilidad consiste en una serie de actividades sistematizadas, técnicas y administrativas que permiten encontrar y seguir el rastro, en todas las etapas de producción, transformación y distribución, de frutas, verduras, granos y animales destinados a ser alimento.

Los sistemas de Trazabilidad siguen el rastro de los productos agroalimentarios desde la unidad de producción, hasta el punto de venta al consumidor, ya que permiten identificar la ubicación, tiempo y espacio en cada etapa de producción.

A través de ellos es posible detectar los factores de riesgo de contaminación a los que pudieran estar expuestos los productos alimenticios en cada momento de su proceso de producción y si se presentara algún problema, podría identificarse rápidamente el origen y resolverlo de forma más rápida y eficiente.

El seguimiento y rastreo de un alimento permite localizar a lo largo de la cadena de producción y distribución todos los productos fabricados en idénticas circunstancias, así como el origen de las materias primas y los procesos de elaboración por los que ha pasado un producto.

Además, la trazabilidad, permite que los consumidores reciban información específica y exacta sobre los productos que consume y aunque esta actividad en sí misma no hace a los alimentos seguros, si ayuda a atacar un problema de seguridad alimentaria de manera más precisa.

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) promueve que los integrantes de la cadena productiva de alimentos en México se sumen a la implementación de sistemas de trazabilidad en sus procesos.

TRACTUS es un software para la gestión completa de empresas vitivinícolas y apícolas que ofrece la gestión completa de la trazabilidad de la miel y el vino. Si necesita más información puede rellenar el siguiente formulario de contacto:

Deja un comentario